Desahogo y reseñas

Reflexiones Textos

LAS GORDAS

diciembre 16, 2018

LAS GORDAS

Me enseñaron a odiar a las gordas. Nunca me dijeron algo como “odia a esa que tiene kilos de más”, pero sí me dijeron que esa con kilos de más no podía ser bonita y que si yo quería ser bonita no debía verme nunca como ella, me dijeron que no debía perder nunca mi delgadez;  a mí me enseñaron a estar sólo orgullosa de mis huesos, a eso que llaman “buena figura”, al mismo tiempo me enseñaron a odiar los rollitos. Me enseñaron a “comer bien” para no perder mi vientre plano y ser gorda cuando yo fuese grande. Me enseñaron a odiar a las gordas porque las gordas son feas, no tienen atractivo sexual, son basura social, grotescas, huelen mal y por ello merecen ser tratadas de una poco amigable manera. Me dijeron que tenía suerte por ser delgada de nacimiento y que sólo era cuestión de mantenerme así; luego me dijeron que yo tenía los genes de gorda, que tuviera cuidado con mi alimentación y posibles embarazos cuando ya fuese grande porque “tu mamá era igualita a ti cuando tenía tu edad”; me enseñaron a detestar el cuerpo de mi propia madre.

Me da asco pensar en cuánto me he esforzado para que esos “genes de gorda” no me alcancen y se desarrollen.

Las gordas me enseñaron a amar mi cuerpo en huesos, con rollos, estrías y celulitis, me enseñaron a estar orgullosa de cada detalle que mi cuerpo pueda tener. Las gordas sí me enseñaron a comer y disfrutar lo que como sin sentir culpa. Las gordas me quieren así y me desean lo mejor; no envidian mi vientre plano ni me ponen platos enteros de chatarra en frente, sólo quieren lo que yo quiero. Son ellas, las gordas, esa basura social sin atractivo sexual las que me han hecho sentir segura, sensual y confiada; son las feas las que me han puesto los pies en la tierra. Las gracias se las debo a las gordas y su lucha continua porque con su lucha, yo, una delgada privilegiada he logrado aceptar mi cuerpo con sus “defectos”. Gracias a las gordas, esas a las que me enseñaron odiar, he cambiado mi pensar y vida entera.

Me alegra tenerlas en mi vida.


    Escritora.


    previous post

    VIEJITA

    next post

    2018, Z.


    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    cuatro × uno =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter