Desahogo y reseñas

Textos

Yo las canciones… (sí hablaré de mi amor).

mayo 5, 2022

Yo las canciones… (sí hablaré de mi amor).

18/04/2022

No voy a negar que a veces es abrumador sentir tanto por ti. Hay momentos en que todas las canciones que más amo suenan al mismo tiempo, mis oídos no alcanzan a diferenciar las palabras y la música de ni una sola. Es desesperante y agotador.

Pero también sucede algo que me parece extraordinario: mientras suenan todas las canciones que guardan tu nombre, también se escucha tu voz, y después de sentir toda esa bruma, llega una paz casi indescriptible que viene de ti.

Cuando más sola me siento, tu sonrisa me cobija como si no existiera mal alguno, es impresionante la forma en la que tu cuerpo es capaz de abarcar el mío de una forma en la que la soledad no puede llegar a mí. Me siento invencible.

¿Qué has hecho conmigo? ¿Cómo has logrado meterte hasta lo más profundo de mí? Dime ¿cómo es que eres capaz de tocar hasta la última fibra de mi ser? ¡Por favor explícame! ¿Qué super poder tienes para reproducirte en cada partícula mía?

Créeme, cariño, entre más intento comprender cómo es que tu excepcionalidad cabe en mi alma, más dudas surgen.

Cosas que probablemente no sabes:

Lo que más me gusta de mirar tus ojos es que puedo ver la inmensidad del mar en ellos. Nunca he sido fanática del paisaje, pero desde que me permitiste meterme tan dentro de tu vida, comencé a darme cuenta de que guardas cosas infinitas en tu mirada.

De vez en cuando caigo en cuenta de la fortuna de poder ver tantos espacios distintos en una sola persona y de que cada uno me permite ser “yo” como nunca lo había sido, con la libertad que tanto me había faltado.

De tus manos se desprenden los vientos más puros que me dejan respirar tranquila, mientras que de tu boca sale un olor a naranja que hace de cualquier lugar un hogar.

Y es que eso eres precisamente: un hogar. No siempre es el más acogedor, a veces eres un hogar del que dan ganas de salirse un rato. A veces eres un hogar al que dan ganas de limpiar y otras eres simplemente lo que más necesitaba.

¿Ya puedes hablarme de tu secreto para ser calma en momentos de tempestad? ¿Quieres compartir conmigo cómo le haces para tener en tus ojos al mar?

Una pieza:

Para mí es un placer descubrir todos los días que te amo. He aprendido a navegar en tu mirada y ahora no puedo ya apartar mi vista.

Cada pieza es para ti, para nosotros.


    Escritora.



    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    diez − siete =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter