Desahogo y reseñas

Reflexiones Textos

Siempre termino queriéndote

febrero 6, 2019

Siempre termino queriéndote


No es que te necesite, o qué te quiera tener a mi lado. Los recuerdos me la juegan a diario. Es como si aún pudiera sentirte claramente dibujando el contorno de mis labios, alabando mis ojos con mis espesas pestañas.

No puedo volver el tiempo atrás, como para que nos demos cuenta de todo lo que estábamos haciendo mal.

Al final todas esas decisiones me tienen parada justo en estás coordenadas. Sujetando sueños que no pensé alcanzar tan rápido.

Ahora que lo veo todo claro, sé que debimos encender el foco rojo cuando dejaste de ser catapulta para mis sueños, y te convertiste en una red que no me dejaba volar tan alto como quería. No me lo prohibias, peor, me hacías sentir mal por intentarlo.

No recuerdo un punto en el que yo no te animará a seguir, a dar más de ti en todos los aspectos, secuestré tus ganas de rendirte tantas veces. Siempre quería verte llegar lejos, yo estaba dispuesta a sacrificar nuestro tiempo juntos por verte bien, porque me hacías creer que esa era la única razón.

Yo siempre te creía, me di cuenta demasiado tarde de lo mucho que me dejé manipular por ti.

¿Cómo puede el amor torcerse así?

Pero me ayudaste a luchar contra mis demonios, no soltaste mi mano en ese viaje de regreso lleno de golpes, siempre me preguntabas cómo iba, sabías que la batalla era mía y que tú sólo podías sostenerme si parecía que iba a decaer.

Tu amor me hizo fuerte para luchar conmigo misma.

No todo fue malo, pero tampoco todo fue bueno, si tuviera que hacer un balance, creo que sólo la décima parte de mis recuerdos contigo son grises.

Y aún así nunca podría dejar de quererte.

Siempre me quedo con lo mejor de nosotros, las risas y los besos. Tus ojos que veían hasta el fondo de mi alma, tú supiste que debajo del monstruo había un corazón esperando poder amar. Uno congelado que supo derretirse en el abrazo correcto.

Al final del día, no importa lo mucho que nos esté costando caminar hacia delante,

las cosas que sepamos que hicimos mal,

el miedo a volver a hablarnos por el riesgo de terminar otra vez caminando de la mano, faltandole al respeto a la madurez que por amor nos toca tener.

No importa, yo siempre termino volviéndote a querer.


    Amo casi cualquier forma de arte. No puedo vivir sin bailar ni respirar una semana seguida sin escribir. Las letras son mi refugio, y el baile mi manera de exhalar. Tengo 21 años y estudio Mercadotecnia y Medios digitales en México. Todo lo que ven aquí son pedacitos de mí que quise meter en este baúl, son libres de acabárselos a críticas. Al final del día, los lectores hacen al escritor.


    previous post

    Fantasmas

    next post

    Te consta


    4 comments
    1. Hi there! Such a nice article, thank you!

      • oreoalamoda

        Thanks to you for reading us ❤️✨

    2. Have you ever had problems with your web host? I'm open for referrals as my webhost is awful right now.

      • oreoalamoda

        Hi! A friend that manage his own personal host service rent my the host for our web site ✨

    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    4 × tres =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter