Desahogo y reseñas

Reflexiones

Recta final

noviembre 24, 2019

Recta final

¿Te acuerdas cuando pensé decirte adiós por última vez? Pensé que no volverías a causarme problemas y que las cicatrices en ningún momento volverían a escocer. Supuse mal.

Ahora que el dolor regresa de una forma bizarra, soy consciente del impacto y la huella que pueden dejar los celos enfermos en un corazón. Sigo sin culparte, porque siempre he preferido aceptar mi responsabilidad en la permisión de todo lo que pasó.

Estoy con él e inconscientemente cuido detalles que no debería cuidar, detalles que cuidaba contigo, que, dentro de una paranoia, hice costumbre.

Y es que ya no estás, pero lo que me hacías sentir, sigue sin desvanecerse por completo. Los flashbacks se sienten tan reales que caigo en la falacia de pensar que no estoy lista para volver a dar todo de mí cuando en realidad, su cariño y la libertad que siento a su lado son lo que me ha levantado ánimo y anhelos.

Estoy tan lista que sé que tengo que trabajar los restos emocionales que dejaste en mi conducta. Para que no me dañen más. Para no sangrar encima de quien no me cortó.


    Amo casi cualquier forma de arte. No puedo vivir sin bailar ni respirar una semana seguida sin escribir. Las letras son mi refugio, y el baile mi manera de exhalar. Tengo 21 años y estudio Mercadotecnia y Medios digitales en México. Todo lo que ven aquí son pedacitos de mí que quise meter en este baúl, son libres de acabárselos a críticas. Al final del día, los lectores hacen al escritor.


    previous post

    Hasta que regrese

    next post

    Sal con una chica


    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    cinco × tres =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter