Desahogo y reseñas

Uncategorized

No

octubre 1, 2019

No

No encuentro tu boca en ninguna de las que he estado besando,
Tus ojos no los tiene nadie.
Ya me cansé de buscar unas clavículas parecidas a las tuyas.
Mi corazón no logra empatar ritmo con ningún otro.
Ya no puedo más.
Y no puedo decirle a nadie lo mucho que me duele, porque a todos les dije que no me importaba, que estaba bien, que no dolía.
Y es que arde.
¿Cómo hago para que esto se detenga? ¿Debería dolerme tanto?

Ni la chica que te amó ni el chico que me amó existen ya.

Enero 2019

    Amo casi cualquier forma de arte. No puedo vivir sin bailar ni respirar una semana seguida sin escribir. Las letras son mi refugio, y el baile mi manera de exhalar. Tengo 21 años y estudio Mercadotecnia y Medios digitales en México. Todo lo que ven aquí son pedacitos de mí que quise meter en este baúl, son libres de acabárselos a críticas. Al final del día, los lectores hacen al escritor.


    previous post

    Vapor.

    next post

    Me enfermé de miedo


    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    diez − 8 =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter