Desahogo y reseñas

Reflexiones Textos

MAPA

abril 20, 2021

MAPA

Mapa de mi ansiedad

CABEZA

Comienza en la cabeza donde pienso algo, cualquier cosa, entonces surge la duda, la incertidumbre, la pregunta sin respuesta. Comienza con un “¿Y si…?” Siempre con puntos suspensivos. Se hace un estambre de pensamientos variados, todos con puntos suspensivos, todos encaminados a la mortificación.

OJOS

Entonces se pasa a los ojos: imágenes de las preguntas, del estambre de pensamientos, de los puntos suspensivos, comienzan a aparecer. Con esas imágenes, nuevos pensamientos que viajan entre los ojos y la mente, así como posibles respuestas, comienzan a arribar. Pero sólo en los ojos, como si en vez de ver el mundo exterior pudiera reproducir imágenes a modo de proyección.

BOCA

El estambre de pensamientos llega a la boca donde me veo en la necesidad de explicarme o explicarle a alguien con lujo de detalle absolutamente cada cosa que ha pasado entre mi mente y mis ojos. Necesito decir de forma urgente, cómo luce el estambre, qué preguntas se han hecho, qué imágenes han reproducido mis ojos en el mundo, qué posibles respuestas han llegado, qué cosas pueden solucionar las preguntas y cómo poder quitar esos puntos suspensivos para poner un punto (aunque sea seguido).

MANOS

Cuando me doy cuenta, ya está en los dedos. Todo lo que dijo mi boca, mis manos empiezan a escribirlo, a ponerle más detalles. Se hacen hipótesis gigantescas llenas de un montón de estambres más pequeños.

PECHO

La mortificación cobra sentido en mi corazón, esa es la respuesta. El órgano que bombea sangre comienza a latir muy fuerte, no entiende por qué mis manos escribieron de esa forma lo que dijo mi boca, lo que vieron mis ojos, lo que pensó mi mente. La mortificación, el miedo absoluto a quién sabe qué, provoca un latido que se siente exagerado en el pecho. A veces hasta parece que se va a salir o que va a parar en seco.

ESTÓMAGO/BOCA

El miedo llega también a mi estómago provocando que este se retuerza, duela, quiera vomitar. Así que el recorrido cambia un poco: antes de bajar más, sube, de nuevo a la boca que deja de decir cosas para comenzar a experimentar una sensación de entumecimiento, cosquillas y salivación excesiva. El estómago y la boca se conectan: palabras que se atascan en la garganta se convierten en un líquido espeso que implora salir, pero no sale. Casi nunca sale. El miedo convertido en líquido espeso viaja a cada extremo de mi cuerpo: cabeza, manos, pies y se convierte en un sudor frío.

CUERPO

Los puntos suspensivos, el estambre de mi mente, las imágenes de mis ojos, las palabras de mi boca, la hipótesis de mis manos, la mortificación de mi corazón, el miedo de mi estómago, el líquido de mi garganta y el sudor de mis extremidades estallan: hemos llegado al punto culminante.

Mi cuerpo entero comienza con el ataque de ansiedad.

ANSIEDAD

Y reacciono en una totalidad física. Me hago bolita esperando a que los latidos veloces se hagan más tenues, que el estómago deje de doler. Entonces me pregunto, de nuevo “¿será el apéndice?” Detengo todo el sentir de mi cuerpo para dirigir mi absoluta atención al dolor de estómago “no es el apéndice, me dolería más feo”.

Otra vez pienso,  y se vuelve a hacer un estambre en la mente, con nuevos puntos suspensivos y con nuevas preguntas que se convierten en imágenes variadas en mis ojos; preguntas que caminan hasta mi boca para convertirse en palabras explicativas; que saltan a mis dedos para escribir lo que creo está pasando; y de nuevo hacen al corazón latir con fuerza por la mortificación; que termina siendo un miedo doloroso en el estómago; que se regresa en forma de vómito a la boca, para luego volverse el sudor de mis extremidades y ahí va otra vez: un espasmo, un quejido, un llanto, un grito: mi ansiedad llega… o no se ha ido.


    Written by:


    previous post

    Realidad alterna: versión 2

    next post

    why


    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    20 − 9 =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter