Desahogo y reseñas

Reflexiones Textos

Fantasmas

febrero 6, 2019

Fantasmas


La desventaja principal de hacer que alguien te quiera mucho, es que después tú puedes hacerle mucho daño sin así pretenderlo. Son efectos acción-reacción que están condenados a suceder, la entropia siempre debe de llegar, temprano que tarde.

Yo no quería que él me quisiese. Porque eso significaba que en algún momento iba a lastimarlo.


Mis fantasmas iban a secuestrarle el ánimo.

No podía estar a solas con él sin recordarlos con las lágrimas al borde de mis ojos. Incluso lo atraía hacia mí si sentía que se venían cerca tras el ardor de mis ojos.

Lo atraía en un abrazo engañoso en el que lo apretaba contra mí, como si eso fuese a ahuyentar a los fantasmas.

No estaba funcionando. Era como si eso los enfuereciese aún más.


    Amo casi cualquier forma de arte. No puedo vivir sin bailar ni respirar una semana seguida sin escribir. Las letras son mi refugio, y el baile mi manera de exhalar. Tengo 21 años y estudio Mercadotecnia y Medios digitales en México. Todo lo que ven aquí son pedacitos de mí que quise meter en este baúl, son libres de acabárselos a críticas. Al final del día, los lectores hacen al escritor.


    previous post

    21

    next post

    Siempre termino queriéndote


    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    seis + nueve =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter