Desahogo y reseñas

Reflexiones Textos

Del calor

febrero 22, 2020

Del calor

Del calor me nacen cosas, como la nostalgia. Me lleva a momentos específicos con diferentes personas, especialmente con mis amores. El calor me transporta a días que pensaba dejados en el pasado, me presenta escenarios que pude ocupar pese al tiempo y me hace sentir como si estuviese viviendo lo de hace un año, dos o cinco. El calor me trae el recuerdo de olores, chistes y lágrimas; me hace revivir tiempos y espacios, pero lo que más me hace es pensar fuerte en el peligroso «y si…» (así, con los puntos suspensivos). Hoy hizo calor, entonces yo…

Pensé en ti, pero sólo por un momento. Entonces tuve que confirmar mis pensamientos por lo que fui a un lugar seguro para “encontrarte” y ahí estabas. Sorpresa la mía cuando te hallé con uno de tus cuentos que me hiciste leer y criticar, recordé cuando lo mandaste junto con otro par y dijiste “dime cuál, estoy muy cansado”, no escogí ese. Hace mucho que no te buscaba para confirmar algo, para confirmarte, para confirmarme; hace mucho que te miro de lejos y quito la mirada, ya no espero a que tú me voltees a ver (aunque sé muy bien que lo haces todo el tiempo), ya no me importaba, ya no me afectaba, pero en ese momentito en el que pensé en ti deseé que estuvieras frente a mí para verte sin quitar mis ojos de tu rostro.
No sé cuánto ha pasado desde que mis sentimientos disminuyeron y cayeron al “siempre lo voy a querer, fue importante” pero cuando lo hicieron no me preocupé ni tantito por la nostalgia que algún día arribaría a mi alma para hundirme durante tres minutos. Pero hoy lo hizo, y aunque sólo por un momento, me desesperé al saber que no podía mandarte mensaje así y que además no lo contestarías como si nada. Perdón.
Algo me golpeó, no recuerdo tu voz ¿cómo no puedo hacerlo? ¿cómo no puedo tener en mi memoria la manera en la que hablabas en mi oído? ¿Cómo no puedo recordar el sonido de tu risa? ¿Cómo pude olvidarte así? Pensé en ti sólo por un momento y tuve que pensar en ti cuarenta veces más para saberte. En serio perdón.
Oye, yo también estoy muy cansada y me alegro de ver que tú escogieras un cuento que no me gustó tanto, al final te fue bien con él. Después de todo, del momento en el que pensé en ti, confirmo cuando te quise, cuanto te quiero y en lo mucho que me alegra ya no estar contigo pese a todo lo bueno.


    Written by:



    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    diecinueve − 9 =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter