Desahogo y reseñas

Cuentos Reflexiones

Cucú

marzo 15, 2020

Cucú

Cucú.

¿Qué forma tiene el tiempo? ¿Cómo transcurre? ¿Cuándo lo hace? ¿Por qué a veces es muy presente para decir “pasado” o “futuro”? ¿Cuándo comienza? ¿Cuándo termina? ¿Termina acaso? ¿Si quiera comenzó? ¿Por qué lo usa el capitalismo? ¿Por qué nos afecta tanto? ¿Por qué nuestra vida se basa en el tiempo? ¿Por qué decimos que es poco 20 años y mucho 30 minutos?
Mi abuelo había fallecido y me dejó un montón de preguntas.
“¿Qué forma tiene el tiempo?” le pregunté a mamá cuando tenía 6 años, una semana después del entierro de mi abuelo. Ella contestó: “tiene forma de bebé” quedé perpleja ¿cómo puede el tiempo tener forma de bebé? Adivinando mi pregunta por el gesto confundido en mi rostro, dijo: “tiene forma de bebé, luego se hace niño, o niña, como tú. Después se transforma en una señorita o señorito. Pasa a ser adulto y por último a anciano. Cuando llega a esa última etapa entonces el tiempo deja de existir. “¿Entonces por qué sigue corriendo el reloj del comedor si ya murió el abuelo?” Mamá no supo cómo contestar a eso.
A los 10 años le pregunté a mi padre mientras trataba de arreglar el auto: “¿Cómo transcurre el tiempo?” Sin prestar mucha atención a la pregunta dijo: “¿Cómo? Pues… ¿has visto las manecillas del reloj moverse? Bien, así es como lo hace. Cada que la manecilla se mueve el tiempo está transcurriendo.” Sin estar convencida con la respuesta pregunté: “¿Entonces el tiempo dejó de pasar cuando mi reloj de mano se descompuso? ¿Qué sucede cuando los relojes de las personas dejan de funcionar pero otros relojes están corriendo? ¿Deja de haber tiempo en algún momento?” Mi padre por fin puso atención a lo que decía y viéndome a los ojos contestó: “Hay millones de relojes alrededor del mundo, al menos uno estará funcionando y mientras uno funcione el tiempo seguirá transcurriendo.” La respuesta me aterró pues ¿qué sucedería si todos los relojes del mundo dejaran de funcionar? El tiempo se vería comprometido a extinguirse y tal vez la humanidad con él.
Cuando tenía 14 años le pregunté a mi hermano mayor “¿Sabes cuándo transcurre el tiempo?” a lo que él contestó “¿Cómo que cuándo? Pues en este momento está pasando, no seas tonta. El tiempo transcurre siempre.” Quedé convencida y satisfecha con la respuesta.
A los 20 años le pregunté a un profesor “¿Cuándo comenzó el tiempo? ¿Puede terminar?” La respuesta fue mejor que la de mi hermano: “El tiempo como lo conocemos ahora es un invento capitalista. El tiempo siempre ha pasado y, según Kant, es algo interno. La cuestión actual es que lo hemos personificado con un reloj pues nos vemos obligados, como clase obrera, a cumplir ciertas jornadas de trabajo y también a contar el tiempo que tenemos libre. El tiempo no comenzó y tampoco, o muy probablemente, no va a terminar. Podemos acabar con la contabilidad de este, podemos llegar a vivir un momento de euforia donde los minutos y horas sean inexistentes pero siempre será una categoría interna y trascendental, es decir, de probabilidad para que podamos conocer al mundo.” En mi mente respondí “ es subjetivo”.
A los 21 le pregunté a mi abuela “¿Por qué nuestra vida se basa en el tiempo?” Ella, con una sonrisa me dijo: “no creo que nuestra vida se base en el tiempo precisamente. Pienso que se basa en las personas con las que compartimos ese tiempo. Mi vida se basa en ustedes y los cumpleaños compartidos, las navidades celebradas y los días de muertos en el panteón. Pero no se ha basado, aunque sea parte de ella, en las filas que hice en el banco, por ejemplo. Aunque el tiempo pasó mientras hacía filas, mi vida no se trató de eso, por lo que para mí, según yo, la vida no se basa en el tiempo.” No quise preguntarle más.
¿Qué es el tiempo pues? ¿Una categoría interna que nos permite conocer el mundo, como dice Kant? ¿es un reloj cucú? ¿es algo que se extingue? ¿Es “algo” si quiera?

Mi abuelo murió, desde entonces no sé cómo es el tiempo y no he podido entender por qué no es suficiente 20 años y es mucho 30 minutos.

***

Te extraño todos los días, 20 años no fueron suficientes.


    Written by:



    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    diecisiete − siete =

    Follow by Email
    Facebook
    Twitter